X

Qué está impulsando el Bienestar Financiero en España

Escuchamos hablar, cada vez más frecuentemente, del bienestar financiero, tanto de los empleados de una empresa, cómo de los ciudadanos en general. Hace tiempo que las entidades financieras y las compañías en general tratan de impulsar la educación financiera, en busca de un mayor bienestar financiero de sus clientes y empleados.

Los problemas relacionados con el dinero son una de las causas principales de ansiedad y otras enfermedades relacionadas con el estrés. Una complicada situación financiera puede llevar al absentismo laboral y disparar los costes asociados con temas de salud para las empresas.

Los problemas económicos, incluyendo el paro y las pensiones, están dentro de las cuestiones que más preocupan a los trabajadores españoles según el último CIS publicado. Según otras fuentes, más del 40% están preocupados por no llegar a fin de mes, estando los temas relacionados con la salud entre sus mayores preocupaciones.

El concepto de bienestar financiero en España es relativamente nuevo. Sin embargo, en países como Estados Unidos y el Reino Unido, está muy arraigado. Según una encuesta realizada en el año 2018 por Nudge en el Reino Unido, el 29,8% de las empresas ya están proporcionando beneficios relacionados con el bienestar financiero de sus empleados, un 17,3% está en el proceso de introducir este tipo de beneficios para apoyar a sus empleados y un 48,8% está estudiando introducirlo en el corto plazo.

Según nuestras conversaciones con las principales compañías en España, y nuestra experiencia de cómo de rápido ha crecido este servicio en el Reino Unido, estimamos que aproximadamente la mitad de las empresas están considerando introducir servicios relacionados con la mejora del bienestar financiero de sus empleados en los próximos años.

Richard Thaler, Premio Nobel de Economía de 2017, es el principal valedor de que la empresa pueda promover pequeñas iniciativas o acciones que puedan guiar a las personas a tomar decisiones, lo que podemos denominar como pequeños empujones, o “nudges” en su traducción al inglés. A través de nuestros “nudges” y con el uso de la psicología conductual, logramos mejorar el bienestar financiero de los empleados, según venimos observando en nuestra experiencia con nuestros clientes.

Factores que impulsan el crecimiento del Bienestar Financiero en España

Hay varios factores que alimentan este creciente interés por parte de las empresas. Hay varios factores que alimentan este creciente interés por parte de las empresas. Detallaremos estos factores y analizaremos cómo una cultura de Bienestar Financiero ayuda a las organizaciones a alcanzar sus objetivos estratégicos

  1. Cada vez los temas financieros preocupan más a los españoles

La situación económica personal sigue siendo una de las mayores preocupaciones para el 70% de los españoles. El temor a perder el empleo, o las pensiones a la jubilación, destacan como las mayores preocupaciones, según el último barómetro facilitado por el CIS. De estos, aproximadamente el 15% piensan que su situación empeorará el próximo año.

Tal y como demuestran numerosos estudios, si los empleados son capaces de mejorar la gestión de sus finanzas personales, se preocuparán menos por ello y empezarán a pensar en poder alcanzar sus objetivos financieros. Para algunos, esto supondrá ahorrar para la jubilación o amortizar la hipoteca de manera anticipada. Para otros, tener un mejor acceso a préstamos, mantener el poder adquisitivo, ahorrar para tener un hijo, o comprar una casa, múltiples decisiones en función de los objetivos personales de cada uno.

  1. Qué pasará cuando me jubile

Al igual que en la mayoría de los países europeos, la pensión pública por jubilación en España se financia a través de las cotizaciones a la Seguridad Social. El envejecimiento de la población, junto con una natalidad reducida, genera tensión en el sistema, con el Banco Mundial estimando que en el año 2050 más de la mitad de los españoles estarán por encima de los 55 años.

En el año 2011 el Gobierno, asociaciones de empresarios y sindicatos acordaron una serie de medidas impopulares para llevar la edad de jubilación progresivamente de 65 a 67 años.

El valor de la pensión dependerá de los años que se hayan cotizado, así como de las cotizaciones realizadas al sistema. La pensión máxima del año 2019 asciende a 37.231,74 euros, aunque la mayoría de los pensionistas cobra una pensión de jubilación en torno a los 1.100 euros mensuales (o 15.400 euros al año). Por tanto, reducirán significativamente su nivel de vida a la jubilación, o, para evitarlo, tendrán que dedicar parte de sus ingresos actuales a planes de ahorro privados, y así poder asegurarse un nivel de vida similar, una vez jubilados.

Los planes de pensiones privados en España se distribuyen casi por igual entre planes individuales y planes colectivos, siendo estos últimos los promovidos por las empresas. Aproximadamente la mitad de la población tiene algún tipo de plan de pensiones privado.

Hay cada vez más expertos que hablan sobre la necesidad de reformar los sistemas privados de pensiones tal y como se ha hecho en otros países como el Reino Unido o Australia, introduciendo sistemas obligatorios dentro del ámbito empresarial para facilitar el ahorro de los empleados y fomentar que las empresas puedan complementar el ahorro de sus empleados.

Igualmente, dichas reformas tratan de concienciar sobre la importancia de la planificación, sobre todo de la gente más joven.

  1. Aumento en el coste de los seguros de salud

Si bien el precio de los seguros de salud en España está por debajo de la media de los países de nuestro entorno, es también cierto que su precio ha aumentado considerablemente por encima del IPC en los últimos 10 años y se espera que esta tendencia continúe.

El envejecimiento de la población, el incremento de las enfermedades crónicas y los avances tecnológicos –sobre todo– y médicos están detrás de este aumento de precio, según revelan recientes estudios sobre tendencias médicas en el mundo.

Siendo los problemas financieros una de las principales causas de estrés y a su vez el estrés una de las principales causas que desencadenan mayores problemas de salud mental y física, las organizaciones más concienciadas se están centrando en crear programas globales de bienestar, abarcando todos los elementos en relación con el bienestar del empleado, haciendo hincapié no sólo en aspectos tradicionales relacionados con la salud, sino también incluyendo otros beneficios relacionados con el bienestar emocional, financiero, físico y social del empleado.

  1. Mercado inmobiliario 

La crisis financiera golpeó a España más duro que a otros países y significó que miles de jóvenes no pudiesen acceder al mercado inmobiliario debido a la escasez de oferta adecuada, dificultad de encontrar financiación y al aumento de los precios de la vivienda.

Los precios de la vivienda han seguido subiendo en los últimos cuatro años, empezando otra vez a escucharse el temido término de burbuja inmobiliaria. En el mismo periodo, los precios de los pisos de alquiler se han disparado en las grandes ciudades, no existiendo claras directrices gubernamentales que puedan hacer entrever una disminución de dicha escalada.

En general, no son buenas noticias para la gente joven o para la gente que esté pensando en comprar una vivienda por primera vez debido principalmente a la incertidumbre política que existe en estos momentos. De hecho, ya existen algunas entidades financieras que están advirtiendo a sus inversores de las consecuencias que esta incertidumbre puede conllevar.

Los propietarios con hipotecas pendientes se han beneficiado de los bajos tipos de interés existentes en los mercados, si bien se espera que los tipos puedan subir al retirar el BCE sus programas de compra de deuda. Aunque la subida de tipos será seguramente gradual, hay un riesgo potencial de efecto dominó que haga que aumenten las cantidades a pagar por los deudores y haya una reducción en los ingresos disponibles.

  1. Ingresos, ahorros y deuda

Los bajos tipos de interés hacen que los ahorradores consigan menos rentabilidades por sus ahorros. A pesar de esto, cada vez hay más productos de ahorro y surgen nuevas formas de inversión que conllevan un mayor análisis de la información para poder elegir la opción que más nos convenga. La tasa de ahorro de los hogares españoles ha bajado en los últimos años situándose en la tasa más baja desde 2008, con lo que aún queda mucho por recorrer para equipararnos al resto de países europeos.

El endeudamiento familiar ha aumentado en el último año hasta situarse en su nivel más alto desde noviembre de 2017, según datos del Banco de España. En comparación con el resto de países europeos nos encontramos en el puesto 11º, justo por debajo del Reino Unido, pero por encima del resto de las grandes economías.

El porcentaje de los ingresos que las familias españolas destinan a pagar deudas ha continuado cayendo en los últimos años, debido principalmente a la política monetaria expansiva seguida por el Banco Central Europeo.

La inflación se ha mantenido relativamente estable en los últimos 6 años. Una baja inflación supone que el precio de los bienes debería permanecer en niveles bajos, pero lo mismo ocurre con el crecimiento de los salarios.

Existe una presión en la renta bruta disponible por la continua subida de los precios de la vivienda en estos años, tanto para propietarios como para inquilinos. Los precios de las viviendas en España han crecido por encima de la media europea en los últimos tres años de acuerdo a Eurostat.

  1. Globalización de la economía y retos de movilidad asociados

España ha crecido por encima de la media europea en los últimos años, así como significativamente por encima de las grandes economías de la Eurozona de acuerdo a estadísticas oficiales publicadas por Eurostat.

España ocupa el segundo puesto en calidad de vida, pero en cambio ocupa el lugar 27 en cuanto a las condiciones económicas, para los profesionales extranjeros que están desplazados de su país para trabajar, según la XI encuesta de HSBC Expat Explorer.

Este indicador, junto con el crecimiento de la economía global implica que las empresas necesitan crecientemente más ayuda para apoyar a los empleados que vienen a trabajar a nuestro país.

Todos estos factores evidencian la necesidad de adquirir formación financiera según la situación individual de cada empleado, y así poder tomar mejores decisiones y aumentar su Bienestar Financiero. Las empresas que anticipen esta necesidad y ofrezcan soluciones de bienestar financiero, mejorarán el valor percibido por sus empleados y tomarán ventaja en la lucha por atraer y retener talento en sus organizaciones.

*The Financial Wellness Playbook 2018